viernes, 30 de junio de 2017

Brooklyn Follies (Paul Auster)

Título original: The Brooklyn Follies
Traductor: Benito Gómez Ibáñez
Páginas: 320
Publicación: 2005 (2006)
Editorial: Anagrama
Sinopsis: Nathan Glass ha sobrevivido a un cáncer de pulmón y a un divorcio después de tres décadas de matrimonio, y ha vuelto a Brooklyn, el lugar donde pasó su infancia. Comienza a frecuentar el bar del barrio y está casi enamorado de la camarera. Y va también a la librería de segunda mano de Harry Brightman, un homosexual culto que no es quien dice ser. Y allí se encuentra con Tom, su sobrino, el hijo de su amada hermana muerta. El joven había sido un universitario brillante. Y ahora, solitario, conduce un taxi y ayuda a Brightman a clasificar sus libros... Poco a poco, Nathan irá descubriendo que no ha venido a Brooklyn a morir, sino a vivir.
Estaba buscando un sitio tranquilo para morir.
Si un libro comienza así coges oxígeno pensando que lo vas a necesitar para seguir avanzando por un mar de melancolía. Pero no, en esa frase empieza y termina toda la tristeza que crees vas a encontrar. Vale, hay algún momento de desconsuelo, pero a esas alturas ya estoy tan en la superficie de la lectura que no me atañe. 
Quiero hablar de la felicidad y bienestar, de esos raros e inesperados momentos en que enmudece la voz interior y uno se siente en paz con el mundo.
Pues la cita anterior parece ser la razón de este extraño libro de Auster. Quiso escribir algo amable, supongo. Y le puso toneladas de amabilidad, vaya que sí. Tanta como he tenido que poner yo para llegar a la última página de este libro. Pero creo que ahora voy a tener tenebrosas pesadillas en las que Paul Auster es poseído por el endemoniado espíritu de Paulo Coelho. 

Porque a ver ¿qué le ha pasado a Auster? No creo que el hecho de que me haya enamorado de su mujer, Siri Husdvedt, me ciegue hasta la ofuscación o hasta el punto de olvidar que a mí, Paul Auster, era un autor que me interesaba, me atraía esa fascinación suya por el azar, el destino, las encrucijadas, las historias anecdóticas...
Ya sabes cómo son estas aventuras clandestinas. Tantas mentiras que decir, tantos apaños que hacer.
Y este libro que tanto gusta, que tanto quiere la gente, porque es agradable, optimista, da tan buen rollo… Pues a mí me ha dejado fría. Con la ola de calor que está cayendo y yo gélida de página en página. Debería de agradecérselo, supongo. Quería acercar distancias con los personajes y la historia y no fue hasta casi la mitad del libro, cuando aparece la pequeña Lucy, que salgo ligeramente de mi adormecimiento. Fue un espejismo. Seguí sesteando durante el resto de la lectura.

Que sí, que están esos temas tan austerianos, el azar, las casualidades y demás, pero imbuido por el espíritu de Mrs. Wonderful, que ya a estas alturas todo el mundo sabe que me produce una urticaria galopante. Y así no consigo creerme la historia, los personajes me parecen demasiado al servicio de esa amabilidad, bondad y destino feliz que quiere transmitir Paul Auster, y hasta las conversaciones me suenan sentenciosas y teledirigidas. Y, coño, Auster, que eres un buen escritor, pero no malgastes ese arte… así.
¿De qué vale el conocimiento si no se utiliza para impedir que los amigos se precipiten a la destrucción?
Y no voy a ser yo quien diga que este libro está sobrevalorado, porque yo también sobrevaloro algunos libros: muchos de los que me pellizcan la piel, la córnea y las entrañas, los sobrevaloro. By the face. Me dejo llevar por la convulsión del impacto, pongo la lectura a la altura de la estratosfera y lo grito a los cuatro costados, porque a mí también me apetece contagiar esas alegrías que nos dan los libros. Pero, con las mismas, si un libro me deja en el epicentro del estoicismo y la apatía, me dan ganas de ponerme a refunfuñar cual gruñona con máster en quejas y descontentos varios.

Refunfuñado queda.
Nunca debe subestimarse el poder de los libros.
Pues mire, señor de Siri, en eso estamos de acuerdo. Por lo demás ¿me presta una temporada a su mujer?

49 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Me encantaba Auster, pero después de este libro no he vuelto a leer nada de él. Me decepcionó tantísimo... Toda la lectura, pero especialmente el final, que me pareció malísimo. Aún tengo que reconciliarme con él, pero tardará, aún no me nace repetir.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no somos las únicas. Es curioso, porque para otras personas es el libro favorito de Auster. Da qué pensar ¿verdad? ¡Cómo somos los lectores!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Pues a mi me encantó. También es cierto que los libros tienen sus momentos, y yo cogí éste en el suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si ya estoy viendo que es un libro de extremos: o encanta o decepciona. No sé si tiene que ver con momentos lectores (que sí) o si también influyen las expectativas.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me entusiasma Paul Auster. Fue uno de los primeros autores (tras Hemingway y Scott Fitgerald) que me hicieron enamorarme de la literatura estadounidense. Casualmente "Brooklyn follies" también me desencantó. Me gustaron más las dos siguientes "El hombre invisible" y "Sunset Park", aunque no he vuelto a encontrar el Auster de "Leviatan", "La música del azar"...
    Poco a poco lo he ido poniendo muy atrás respecto a otros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a mí Auster me gustaba. No apasionadamente, pero me interesaba seguir leyendo cosas suyas. Ahora creo que pasará un tiempo hasta que lo intente de nuevo. Tendré que valorar mucho cuál será el siguiente, en cualquier caso.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tal vez, no sé, por decir algo, ¿fuiste con las expectativas demasiado altas? A veces nos juegan una mala pasada. Yo lo leí casi a ciegas, sin saber ni de qué iba o haber leído críticas, y todavía hoy sigue siendo mi favorito de uno de mis autores favoritos. Vale, ya sé que no cuenta mucho, que habiendo leído solo tres libros suyos no es algo demasiado objetivo, pero oye a mí me dejó tan buen sabor de boca... Son este tipo de historias que casi parezca que no suceda nada relevante y, vete tú a saber, o tal vez por eso mismo, te dejan con una sonrisa en la cara. El final me pareció buenísimo, como enlaza momento tan trágico para una nación como lo es el atentado de las torres, con la salida de él del hospital, esa especie de vuelta a la vida, de renacimiento. Fue como "El mundo se va al carajo a mi alrededor, pero no me importa. Estoy vivo".

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la verdad es que tampoco tenía unas expectativas excesivas. Sabía que era un libro que, en general, gustaba bastante, que era una lectura optimista. Pero no iba con esa sensación de que iba a leer una joya, la verdad. Auster me gustaba sin ser una fan acérrima de él. No conseguí meterme en la historia, creérmela, la sentí forzada :( Y ya ves, a ti te encantó el final y a otros fue lo que menos les gustó (a mí no fue lo que menos gustó, he de decir).

      Un abrazo

      Eliminar
  5. un tipo que es capaz de publicar "el cuaderno rojo" a la estela del éxito de "trilogía de Nueva York" perdió mi respeto, me demostró que solo quería pasta, ahí se acabo mi contacto con él. Ni tocar un ejemplar quiero...vergüenza ajena me produjo...al extremo...

    un abrazo
    cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contundente Wineruda :) No sé si es un tema de pasta, o de meterse en una vorágine de reconocimiento y estar en la élite. Se puso el listón muy alto a sí mismo y se ve que le cuesta volver a coger altura...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Solos coincidimos en una cosa, yo también padezco urticaria con el de los unicornios y las frasecitas motivadoras del tú puedes con todo y si no eres súper feliz es porque eres idiota. Haría una falla enorme con todos sus productos.
    Siri para ti y Paul para mí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto el trato ¿Ves? Así da gusto discrepar, llegando a acuerdos ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Es de los primeros del autor que leí y me gustó bastante. Pero me queda mucho de Auster por leer así que no puedo comparar... Creo que aún me quedan sus mejores novelas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que aunque mencione a Siri, la verdad que con quien le comparo es con él mismo. Y sale perdiendo :(

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Cuando un autor te gusta mucho, que te pasen esas cosas molesta un montón, así que no me extraña tu humor. De Auster solo he leído El palacio de la luna, así que no puedo opinar. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auster me gustaba aunque sin estridencias. Pero la verdad que me ha decepcionado, me ha dado rabia. Yo había leído dos libros suyos antes de este y era un autor que, de momento, tenía bien considerado. Y es buen escritor. Pero me temo que tengo que tamizar mucho sus libros para elegir otra lectura suya.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Es que Auster ha alcanzado cotas de altísimo nivel ("El palacio de la luna", por ejemplo). No se pueden pergeñar obras maestras como salchichas. Pero si es posible (para él y muchos escritores de oficio) escribir una novela con corrección, utilizar los ingredientes que sus lectores reconocemos y nos gustan, con concesiones y un poco por inercia editorial o comercial, según se mire. Con menos gracia y altura que en otras ocasiones, si. Bueno, por una vez no coincidimos del todo. Curiosamente, a mí Siri Husdvedt no me acabó de convencer. Solo he leído un libro de ella, lo mismo me topé con su "Brooklyn follies", jaja.
    A prepararse para la siguiente ola de calor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese parece ser uno de sus hándicap. Que tocó listón pronto y le cuesta volver a estar ahí. Y estoy de acuerdo en que es difícil escribir genialidades con asiduidad, pero no sé, demasiados picos, o muy arriba o puffff...
      Sobre Siri, no sé, porque sólo he leído un libro suyo y era su primera novela. No es perfecta ni una obra maestra pero a mí me tocó y me pareció muy interesante. Lo mismo cuando lea otro libro suyo me doy batacazo también...

      ¡Preparada!

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Ana!!
    Para los fans de Auster este libro nos descolocó bastante, en mi caso no me disgustó hasta el punto de renegar del autor pero me dejó una duda trascendental: de verdad es de Auster?? Noooo, venga Paul ¿quien lo ha escrito? Confiesa, te lo perdonaremos...

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que fuera fan, pero sí era un autor que sobrevolaba por encima de otros. Hasta ahora. Yo también pensé en algunos tramos si de verdad lo había escrito él :)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Qué te voy a decir que ya no sepas. Suscribo completamente tu reseña. Para colmo, como es el único libro de Auster que he leído (y que conste que iba sin expectativas), no me han quedado ganas de repetir. Tengo pendiente a la gran Siri. Y aquí digo gran porque sí tengo muchas expectativas con ella. Espero que se cumplan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía que compartíamos sensaciones respecto a este libro. Me ha sorprendido comprobar (en Instagram la gente ha manifestado muchas opiniones sobre esta lectura) que hay bastantes personas decepcionadas con Auster. Sobre Siri, como ya comenté, sólo he leído un libro, y a mí me pareció muy interesante, además de todo lo que voy echando un vistazo por ahí, las entrevistas que le veo... Lo mismo luego leo algo más suyo y me decepciona también. Pero creo que tiene algo especial. Ya veremos.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Yo lo leí hace unos años y me gustó pero esperaba más de él por las opiniones que había visto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llevaba muchas expectativas, salvo las de que fuera Auster y lo leído previamente de él. Pero me descolocó. Y me costó terminarlo :(

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Auster fue uno de los primeros escritores "serios" que empecé a leer con 16 años. Me encantaban sus historias y las temáticas que tocaba, pero después fue como si se desinflase un globo: me daba la sensación de que el escritor o estaba perdiendo su talento, o no lo estaba aprovechando como debía. El caso es que desde hace tiempo no leo nada suyo, y viendo que ha sido víctima del Coelhismo, no creo que me anime otra vez.
    Besos, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si a mí también me gustaba!... Hasta ahora. Y parece que somos unos cuantos a los que Auster nos ha ido decepcionando. Sacaran libro nuevo de él (creo que en septiembre) y voy a esperar bastante antes de saber si será una opción de lectura o no.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Este autor es un eterno pendiente. Y no sabía que libro sería el primero. La verdad es que con lo que has dicho de este libro, creo que a mí, al contrario de lo que ha sido para ti, podría resultarme una buena lectura: no suelen gustarme las lecturas tristes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única forma de saber si Auster te gustará o no es leyéndolo, eso está claro, más allá de las opiniones que veas por ahí. Porque además ya ves que son muy variadas, respecto a este libro: o decepciona o pasa a formar parte de los preferidos de Auster. Dónde estarás tú sólo lo sabrás... cuando lo leas ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. ¡Jajajajajajaja! Entiendo lo que quieres decir, sobre todo porque Paul Auster no es precisamente un autor de feelgood. Y quizás por eso mismo, por la amabilidad y buen rollo que le puso a "Brooklyn follies", es por lo que me encantó esta novela. Pero a estas alturas ya sabes que somos lectoras muy distintas y que buscamos cosas distintas en nuestras lecturas ;-) Me gusta Auster, feelgood aparte, y he leído casi todas sus novelas, para mí es uno de los grandes narradores norteamericanos, pero reconozco que (pese a mis gustos) esta no es su mejor novela. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, lo prefiero un poco más sufridor, Mónica, me lo creo más. Como lectora he pasado por distintas etapas, y ahora estoy en la que estoy. Tuve mi momento de lecturas más amables (que sigo sin descartar), pero ahora busco lecturas que encaren mi realidad y le pongan las palabras y explicaciones que yo no encuentro. Auster es buen escritor, pero es como si se hubiera perdido el pulso a sí mismo.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Le pregunté a Rocío-Cazaestrellas por este libro un día que apareció de oferta en el kindle flash y me dijo que le había gustado mucho así que fui a por él de cabeza... Ahora me han entrado todas las dudas del mundo, jajaja. Será de los próximos en caer. No he leído nada del autor así que no tengo con qué comparar.

    En otro orden de cosas, decirte que me ha gustado mucho tu reseña.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía acabo de leer el comentario y casi me quedo sin aire... Me he comido todas las comas, jaja.

      Besos!

      Eliminar
    2. Jajajjaja, tranquila, yo iba cogiendo aire :) A Ro este libro le encantó, lo recuerdo. No tengas dudas porque seguramente te guste, no sé cómo lo habría leído si no hubiera pasado antes por otros libros de Auster, pero creo que, por mi momento, igualmente me hubiera costado su lectura. Ya contarás, yo creo que tú lo vas a disfrutar más.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Voy a parecer un poco más escéptico que tú, Ana, pero no está sobrevalorado este libro; quien está sobrevalorado es Auster. Escribe muy bien, sus letras son fluídas e incluye algunas reflexiones interesantes, pero no pierdo de vista que su obra está destinada al consumo masivo, para beneficio del negocio editorial.
    Yo también leí éste y lo encontré agradable y amable en grado sumo para el lector; como si intentara regalarnos una inyección de ánimo en medio de vidas no tan edulcoradas.
    Rescato su estilo coloquial, aunque me dijeron que sus trabajos tienen -grandes- altibajos. Igual, tengo algunos otros títulos suyos como para que me convenza un poco más.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que tengas razón, Marcelo. Tal vez Auster esté sobrevalorado, yo lo tenía por un autor que me gustaba pero con ciertas reservas. Es verdad que escribe bien, pero no siempre me gusta en un libro el que esté bien escrito, necesito algo más. Y sí parece un poco irregular en su producción y en su calidad...

      Un abrazo

      Eliminar
  18. hola! compartimos tu entrada en el muro de la morada para los que lo hayan leido o se animen con este decidan, me gusta leer los comentarios y tus atentas respuestas para cada uno de tus seguidores,auster o no auster, le deberiamos dar una oportunidad y despues juzgar. gracias y abrazosbuhos, ana!!!!!!feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es así: cada cual debe decidir, aunque los comentarios que leamos nos ayuden a decidir sobre algunos libros, en general cada uno debe tomar la decisión de qué leer y cuándo hacerlo.

      Abrazo

      Eliminar
  19. No coincido esta vez en casi nada por no decir nada (bueno sí, en la referencia a Coelho. Una de las cosas que me gustan más de Auster es su capacidad para construir historias y personajes que como en una orquesta se van moviendo hasta confluir y entretejerse con suma facilidad, es el caso de esta novela (y de muchas otras suyas).
    El final feliz de "El verano sin hombres" es decepcionante y la novela es entretenida sin más. Mi favorita de ella fue "Todo cuanto amé", pero las posteriores frustraron mis expectativas.

    Me quedo con Auster de momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé si te das cuenta, pero no es en los libros (ni en la forma de leer) donde coincidimos ;)

      Abrazo fuerte

      Eliminar
    2. Podría ser, pero es demasiado genérica esa afirmación, querida Ana, para saber si en ella estamos de acuerdo :)

      Otro gran abrazo.

      Eliminar
    3. Claro, sería hilar muy fino no ser genérica y además, son sólo sensaciones (¿hay algo más genérico?)

      Otro abrazo

      Eliminar
  20. Recuerdo que leí esta novela de Paul Auster, que me gustó en su momento, pero no recuerdo mucho más, no me dejó poso... Entretenida, sin más.
    Abrazo y buen verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente si hace tiempo hubiera leído este libro mis sensaciones serían parecidas a las tuyas: no está mal, me gusta, pero sin dejar huella. Casi como ahora, lo que pasa es que estoy más cascarrabias ;)

      Abrazo y buen verano!

      Eliminar
  21. Todos los libros están asociados a algo, todos los autores. Regalé esté libro hace unos años a una mujer a la que quise. En la dedicatoria puse que era el lugar al que quería ir con ella (mi inglés es más que lamentable y necesito intérprete...). No me llevó, claro, así que tuve que ir por mi cuenta y hacer el ridículo. Lo cierto es que ese lugar (Nueva York, Brooklyn) me dejó fascinado. Volveré. Bueno, no sé, la verdad es que ahora apetece poco ir por allá.

    El libro nunca llegue a leerlo.

    Respecto a Auster en general, no es un autor que me vuelva loco, al contrario. He leído media docena de libros suyos y en todos tengo la misma sensación de decepción, de que parece que me quiere llevar a algún lugar al que nunca acaba de llegar. He leído que es el novelista de la posmodernidad. Bien, cuando averigüe qué es tal cosa, veré si es cierto. De momento, y como siempre decimos, no escribe para mí. O he leído todos los libros que no ha escrito para mí.

    Por último, se publicó un interesantísimo intercambio epistolar de Auster con el sudafricano Coetzee. Esto sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Atticus! Cómo entiendo que todos los libros están asociados a algo... lo entiendo tanto que por eso este blog y mis lecturas y lo que cuento de ellas son en realidad una forma de contarme a mí, de registrar mi vida, una especie de diario...

      La historia que cuentas... ¡gracias! por contarla y compartirla. Es bonita. Lo que hacemos por amor ¿verdad?

      Auster, como comento, me gustaba pero sin entusiasmarme, siempre había un freno ahí... Quería indagar un poco su poesía, pero me han desanimado, tal vez pruebe ese intercambio epistolar (un género literario que me encanta) entre él y Coetzee.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. No sé ni por dónde empezar, tampoco creo que tenga sentido, no nos vamos a convencer. Así a grandes rasgos solo puedo decir que hemos leído libros distintos. Que tras la caída de las torres sintió la necesidad, porque le apenaba el ambiente existente, de escribir un canto a la vida y a la esperanza, y eso es lo que es, con su sello propio y personal. Compararlo con la psicología low cost creo que es simplificar demasiado, pero creo que puedo llegar a endenterlo si la tendencia es buscar lo desgarrador en sus distintas vertientes en la literatura. Y bueno,tampoco acabo de entender la comparación con la mujer, cuando son totalmente distintos ¿es por el simple hecho de ser pareja? Si fuese al revés...madre mía. De todas formas, es la magia de la literatura, ella despierta en un amplio sector la opinión que ti te merece su santo esposo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te estaba esperando :P Recuerdo bien lo que este libro te gustó. Pero a ver, me explico. Sé las razones por las que Auster escribió este libro y lo que intentaba. Pero precisamente por eso creo que muchas situaciones me parecieron forzadas, para conseguir ese objetivo. Y por ahí en determinados momentos lo de la psicología low cost, como dices tú. Porque tenía que introducir esos elementos, supongo. No es que busque siempre lo desgarrador. Pero si te pones a pensar, hay pocos libros en los que no suceda algo dramático, algo que rompa la estela constante de felicidad y de "no pasar nada". Casi siempre que tiene que pasar algo, pasa algo malo. Que luego puede tener un final (si es que existen los finales) feliz, o no. No es que compare a Paul y a Siri, sino que entre ambos, la elijo a ella, porque ahora mismo me interesa más las temáticas que aborda, sus ensayos, y me atrae más su forma de escribir. No dudo ni un ápice de la calidad narrativa de Auster, eso es incuestionable. Pero ahora mismo tendría que seleccionar qué libro suyo me pondría a leer porque sé que no todo me va a gustar (al menos lo suficiente).

      Por supuesto, los libros que a mí me gustan o no me gustan no tienen que provocar las mismas sensaciones a otros lectores, ni siquiera que un libro me guste lo convierte en un buen libro ni lo contrario: que no me guste no lo convierte en mal libro, sólo en un libro que a mí, no me ha gustado.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Claro, de ahí lo que comentaba de la magia y el encanto de la literatura (afortunadamente). Pero sigo sin entender la comparación, no por que gusten más o menos, sino el mero hecho de compararlos. El hecho de decir que entre dos eliges a uno ya es comparar, cuando no tienen nada que ver (literariamente).De hecho, estoy plenamente convencida de que la comparación no tendría lugar en otras circunstancias. Un abrazo :-)

      Eliminar
    3. A ver, es un juego obvio, más que una comparación. Al hilo de que me suelen llegar más los libros escritos por mujeres que por hombres. Que me gusten las mujeres. Que se la pida "prestada" a Auster. Que a ella llegué por él. Sí hubiera sido al revés también lo hubiera dicho. Y como he comentado antes, no es una cuestión de calidad narrativa,sino que lo que me cuenta ella (que es diferente a las temáticas que aborda él) me interesan más...

      ¡Reabrazo!

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA