viernes, 14 de marzo de 2014

El jardín (Constance Fenimore Woolson)



Título original: The front yard

Traductor: Israel Centeno

Páginas: 93

Publicación: 1895 (2010)

Editorial: Periférica

Categoría: Narrativa

ISBN: 9788492865222

Cubierta: Ximena Maier

Sinopsis: Iluminada con las ilustraciones de Ximena Maier, esta obra se sitúa a finales del Siglo XIX. Prudence, la viajera norteamericana que protagoniza esta historia no ha hecho caso a su nombre por primera vez en la vida y ha sido imprudente: se ha dejado llevar por el amor. Aunque no le gusta especialmente Italia, se ha instalado allí tras casarse con un viudo que también es padre de varios hijos. Y que además muere al poco tiempo de la boda. ¿Qué hacer ahora? ¿Abandonar a su nueva familia, donde convive el poco encanto con el mucho egoísmo, y regresar a Estados Unidos, o quedarse y tratar de consolarse con, al menos, algo suyo, algo que le recuerde a su antiguo hogar, un jardín, por ejemplo? El tiempo pasa y las ilusiones merman. Pero Prudence sigue creyendo en ese jardín... ¿Lo conseguirá finalmente o se lo impedirán el destino y sus heredados familiares, terribles en ocasiones, pero esenciales en esta excelente narración llena de sentimientos contradictorios?

No puedo negar que caigo rendida ante los libros que desde la primera página me meten dentro de la historia. Me sucedió no hace mucho con Niños en su cumpleaños, de Truman Capote y me ha vuelto a suceder ahora. En este caso meterme en un jardín no ha traído consigo consecuencias nefastas. Es verdad que las luminosas ilustraciones de Ximena Maier ayudan y mucho a crear la ambientación adecuada, pero también las precisas descripciones que hace Constance Fenimore contribuyen a que desde las primeras páginas estés en ese pueblo montañés llamado San Francesco y conozcas a Prudence y lo que le rodea.

La dulce Prudence, norteamericana llegada a Italia a cuidar a un primo y que cuando este fallece es cortejada por Tonio, 18 años más joven que ella. La sacrificada Prudence a quien con 45 años “nadie le había dirigido una palabra de cortesía en toda su vida”. Así que tuvo su momento de locura y se dejó querer, se dejó querer tanto que se casó con Tonio, que decía estar “solo en el mundo”. Ya, ya… Cuando Prudence llega a San Francesco con Tonio para casarse se encuentra que de solo nada de nada: viudo, con siete hijos y un sobrino huérfano a su cuidado. Y la abuela de la muerta (la insoportable Yaya), y un tío… Y además le piden dinero para la boda… Pero Prudence “nunca trató de entender nada más.  Prudence no se permitía entender las cosas”.  Y por eso, un año después, cuando enviuda, no vuelve a su país, sino que se hace cargo de toda la tropa, trabajando hasta la extenuación.

Y 16 años después de que llegara a San Francesco, arranca este delicioso relato y conocemos a la inolvidable Prudence. Al contrario que la Felicidad de Flaubert, cuyo nombre era una ironía, en cambio Prudence hace honor a su nombre: prudente, discreta, sacrificada, paciente, generosa, trabajadora…

¿Qué sostiene a Prudence, viuda y con toda tropa a su cargo?, un sueño: hacer un jardín. Ese objetivo hará que nunca se rinda. Jamás. En una época en que poseer algo, por mínimo que sea (un jardín, una manta, un abrigo, un sombrero…) era una distinción, e incluso una reivindicación,  nuestra Prudence se obceca por poseer un jardín y su forma de luchar es trabajar para conseguir ese sueño. Una vez y otra, cae y se vuelve a levantar. Un deseo que le permite seguir viviendo y que, a la vez, la mantiene ciega a lo que le rodea.

Aunque prefiero los personajes rebeldes, y entendiendo el contexto histórico y geográfico en el que transcurre la historia, no puedo menos que conmoverme ante la bondad y la generosidad de Prudence. Aun así, siento que en ocasiones el coraje crece dentro de mí y no puedo evitar desear darle un meneíto a Prudence, ¡mira a tu alrededor, ve!.

El jardín es uno de esos pequeños libros que contienen una historia bien narrada, sobria, sencilla y con un personaje que adoras y que a la vez desearías decirle ¡espabila!, sé egoísta. Un humor blanco, pero agradable y no carente de ironía (una pizquita). Una lectura tranquila, inocente y algo cándida, en realidad un cuento que ha sido una buena opción entre un libro y otro.

No necesitas hacerlo si no quieres, sólo has de creer en ello para sentir que está aquí.
(©AnaBlasfuemia)

68 comentarios:

  1. Solo las ilustraciones usa me atraen. La historia, o más bien el personaje, tiene un algo de ya visto u oído en historias de la época, pero suena interesante un rato largo. Has conseguido que me apunte otro
    Esto no acaba nunca ;)
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que el personaje, la historia, no es nueva. Yo creo que recurrente para la época. Así como en "Tres mujeres" no me convencieron las ilustraciones, la verdad que esta, sobre todo la combinación de colores, resultan muy agradables. Apunta sin prisas (pero si pausa).

      Tengo una mala noticia para ti: No, no se acaba nunca :P

      Besos

      Eliminar
  2. Este libro no me llama mucho la atención, en esta ocasión lo dejaré pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho libros Enzo y hay que seleccionar. Se puede sobrevivir sin él, aunque sea una lectura agradable.

      Beso

      Eliminar
  3. A mí tampoco me atrae. Esta vez no me lo llevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo te digo ¡hay tantos libros! y con el tiempo nos volvemos más selectivos.

      Beso

      Eliminar
  4. ME AH ENCANTADO TU RESEÑA.... YA ME HAS ANTOJADO LEERLO.. GRACIAS POR TU RESEÑA SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar, me alegro que te guste ;)

      Saludos

      Eliminar
  5. Hay, Ana, que has vuelto a obligarme a apuntarme otra. Ya no sé a dónde va a llegar mi lista de posibles. Pero no importa, si son historias como esta, siempre se reciben bien. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh!! obligación ninguna! ;) Las listas, Marisa, cómo presionan. Pero bueno, son opciones, no obligaciones.

      Abrazo

      Eliminar
  6. Parece encantador :) hasta bucólico. Prudence me recuerda a algún otro personaje y aunque dan ganas de darlea un zaramdeo, terminan instalándose en el lector y eso siempre es bueno. En cuanto a la idea de montar un jardín en una época difícil, como esa, por un objetivo o un sueño es casi ejemplar ¿no? mantener las ilusiones, no cejar en el empeño, sonreír. Esas cosas sientan bien.
    En resumidas cuentas de cuentalibros, con vosotras no adelanto, me tenéis de sol a sol apuntando títulos. Malas personas! 
    PD: Las reseñas menos embaucadoras ¿cuando? 
    Un besote desde la cima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bucólico que encantador. Si es lo curioso que tienen los personajes tiernos, que te apetece a veces decirles que espabilen, que no se dejen engañar. Error. Deberíamos cambiar al resto, no a estos personajes. Yo soy pro-jardín. Es mi sueño, con chimenea y mar. Y porque soñar es gratis. Mantener las ilusiones, eso sí tiene que ser un propósito (y firme, además). Soy una buena mala persona, qué se le va a hacer. Las reseñas menos embaucadoras pues cuando patine con alguna lectura ¿no?. Pero respira, que la próxima lectura que comente ya la llevas por delante ;)

      Besos con red (por si se necesita desde ahí arriba)

      Eliminar
  7. Parece una lectura deliciosa. Me lo apunto!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura agradable que me saque de la biblioteca ;)

      Besos

      Eliminar
  8. Un libro muy atractivo por sus ilustraciones y una historia bonita aunque sea un personaje principalmente bondadoso. A mi también me gustan más las mujeres luchadoras pero puedo también disfrutar de una protagonista como ésta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, las ilustraciones son muy alegres, tienen fuerza y son acogedoras. En verdad Prudence es luchadora, pero con una paciencia infinita de la que yo carezco, por eso a veces me apetecía que se rebelara.

      Saludos

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Pues espero que sea, sobre todo, otro libro que disfrutes ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Un jardín... No me parece mal objetivo para dar sentido a la vida. Yo no tengo jardín, solo plantas de balcón pero me gusta cuidarlas, así que si tuviera un jardín me volvería loca ;)

    Veamos si abro hueco para este libro.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mal objetivo, no. Un jardín propio da mucha paz y es un buen rincón para leer ¿verdad?.

      Abrazo!

      Eliminar
  11. Vaya, con este no lo tengo claro, me parece que me iba a cabrear mucho con Prudence, alma cándida. Todo por un jardín...igual es un poco exagerado.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual sí te iba a cabrear un poco Prudence, sí. Hay que situarse también en la época, está claro. Yo daría muchas cosas por un jardín, pero ¿tantas?...

      Besos!

      Eliminar
  12. Joder con Tonio, qué premio!! Menudo jardín en el que se mete Prudence.Bueno, la edición parece muy bonita y me parece una historia muy curiosa, la cita del finaol me ha terminado de convencer, me dan ganas de llevármela para uno de mis viernes. Un besote guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tonio venía con sorpresa :) La edición es muy bonita, fue lo que me llamó la atención, porque estaba ahí en la estantería de Periférica de la biblioteca y claro, según pasé lo cogí. Puedes llevarte la cita, que mía no es :P

      Besos!

      Eliminar
  13. Creo que me gustaría conocer a Prudence y sumergirme en esta historia que parece tan agradable.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es agradable, cortito y amenizado con las ilustraciones, se lee en un pispás ;)

      Besos

      Eliminar
  14. Pues me has convencido. No conocía este libro, pero es que seduces tanto con tus reseñas. Me dejas con ganas de conocer a Prudence y ver si consigue su jardín. Tendré que cotillear por la biblio para averiguarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es seductor, ya te digo que lo ví en la estantería de Periférica de la biblioteca y me dije "me lo llevo!". A ver si tienes suerte ;)

      Besos

      Eliminar
  15. Con la sinopsis ya estaba atrapada, pero luego de leer tu reseña y esa linda frase que has compartido, corro a anotar el título, parece un librito hermoso; gracias por hablarnos de él.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un librito sin recovecos, muy transparente y fácil. Algo cándido, ya digo. Pero agradable.

      Besos

      Eliminar
  16. No lo conocía pero tiene pinta de ser un libro bonito en cuanto a las ilustraciones y la historia también me atrae, además hace poco me he aficionado a la jardinería, aunque no sé si luego el libro profundizará mucho en el tema o se quedará solo en el sueño de poseer un jardín
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones son... luminosas, con colores muy agradables. La historia es sencilla, bien contada. No, no profundiza en el tema de la jardinería para nada, así que si va a ser por ahí no te lo lleves Tatty ;)

      Besos

      Eliminar
  17. Aunque no tenga un nombre tan irónico como el de Felicidad, parece que Prudence es el típico personaje buenazo que nos encandila desde el primer momento aunque a veces nos den ganas de sacudirla para que espabile...La verdad es que el libro entra por los ojos con esas bonitas ilustraciones y no me importaría conocer a esta señora tan particular. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiera llevado una vida loca seguro que Prudence tendría un nombre irónico, pero no, no va a ser el caso. Y es eso: personaje noble y bueno, pero que a mí a veces me dan ganas de menear un poco, una sacudida de nada ... A mí me entró por los ojos, la verdad.

      Besos

      Eliminar
  18. ¿Te puedes creer que nunca he leído un libro ilustrado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no me lo puedo creer :P Tampoco es un cómic, eh. Es un texto con algunas ilustraciones. Pasa por la biblioteca mujer ;)

      Besos

      Eliminar
  19. Me llaman mucho los libros ilustrados y este no lo conocía.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto con ilustraciones. Y a mí me han gustado, no te puedo decir otra cosa. Sencillas, pero captan el espíritu del libro y los colores que utiliza me han gustado.

      Saludos

      Eliminar
  20. No sé cuando voy a hacer tantos deberes jejeje, pero yo también anoto. El verano es muy largo!!!
    Gracias por todas estas sugerentes recomendaciones.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, no son deberes, sólo... apuntes. Ahí quedan. Yo tengo un montón y qué te voy a decir, vas dando salida a las lecturas cuando puedes. No digo nada del verano que siempre me creo que es cuando voy a leer más y luego...

      Gracias a ti. Abrazo!

      Eliminar
  21. Ya he comentado antes a Norah que no soy muy de relatos cortos, pero éste pinta mejor que el que ha reseñado. Igual luego resulta algo amargo por lo del jardín de Prudence, pero por darle una oportunidad.....

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así entre tú y yo, el libro que propone Norah es mucho mejor de largo, si confías en mí y tienes que elegir, mejor el libro que ha reseñado Norah ;) (y no es que éste esté mal, es que el de Norah, que yo también comenté, es mucha más literatura). El jardín de Fenimore puede tener su hueco, eso sí.


      Saludos

      Eliminar
  22. Una lectura que se ve muy cándida e ingenua, pero me la anoto para una tarde soleada en el jardín...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente es eso: una lectura cándida e ingenua. Agradable para leer en el jardín (si tienes esa suerte!)

      Besos!

      Eliminar
  23. Pues qué gans de jardín yo también, de meterme en uno así, ya sabes tú que los bucolismos estos a mí me gustan, el único temor es no pegarme a la sombra de la protagonista por no poder identificarme demasiado pero si pudiera repetir tu experiencia tal cual sí que me lo leía ahora mismo, cambiar de escenario desde la primerísima página. Lo intento. Besos Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una lectura bucólica, muy apropiada para la primavera. No tengas miedo de pegarte mucho a la sombra de la protagonista, no hay riesgo de que te identifiques con ella. Pero digo yo, como somos unos cuantos a los que nos apetece un jardín ¿y si alquilamos uno comunitario? ;)

      Besos presi!

      Eliminar
  24. Que reseña tan bonita y seductora Ana, con esas imágenes, me apunto el libro, me has convencido sin duda, solo que no sé cuando lo voy a poder leer.
    Muchos besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imagenes son deliciosas, tan alegres... El cuándo es un problema ¿verdad? tanto libro por leer..

      Besos

      Eliminar
  25. De vez en cuando se agradece encontrar un libro de esos para leer entre libros. Y si además sucede en mi querida Italia pues mejor que mejor... ;)

    Besos! Disfruta del domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como libro entre lecturas está bien, es casi como un cuento y se hace agradable para un ratillo.

      Besos

      Eliminar
  26. No sé, no sé... no sé si tengo yo paciencia con este tipo de personajes que parecen pedir un meneo para que espabilen. Pero por otro lado tengo ganas de saber si consigue su jardín. Yo he soñado con uno mucho tiempo, ahora prácticamente he renunciado a él y creo que será bonito acompañar a Prudence en su empeño.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, si tengo paciencia yo, que suelo tener poca, creo que tú se la podrás tener. Aunque también depende del día, claro. Yo sigo soñando con tener un jardín. Jardín, chimenea y mar. Y si sigo soñando con ello es porque soñar es gratis y porque me gusta pensar que algún día puede ser verdad ;)

      Besos

      Eliminar
  27. Yo también prefiero, con mucho, los personajes rebeldes, pero este libro tiene algo que me ha llamado la atención y no me importaría leerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta mucho entender a veces lo que yo entiendo, no por sumisión, pero sí ausencia de rebelarse. Aunque a veces las rebeldías adquieren formas que son como invisibles para mí...

      Besos

      Eliminar
  28. Las ilustraciones me parecen preciosas, sin embargo, la historia de Prudence no me atrae demasiado y con tanto libro pendiente dudo que me anime a leer El jardín.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones a mi me gustaron mucho, hasta hubiera querido más :) Yo lo pillé en la biblioteca y se lee en un pispás, por si eso te dice algo ;)

      Besos

      Eliminar
  29. Parece una lectura blandita y llena de encanto. No la conocía y el contexto geográfico en el que transcurre me gusta. Quizás le de una oportunidad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura blandita, sí. Agradable de leer, por lo corto y las ilustraciones, la historia... Si le das oportunidad, que la disfrutes ;)

      besos

      Eliminar
  30. En esta ocasión me gusta lo que cuentas, parece una lectura breve y sencilla pero contundente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Isa, sé que te llevas pocos libros de aquí, pero sé que me lees y eso te lo agradezco.

      Besos

      Eliminar
  31. Me gustan las novelas cortas y me ha gustado mucho tu reseña. Las ilustraciones me parecen preciosas. Creo que va a ser una lectura muy agradable.
    Gracias! un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un cuento, pero se hace agradable de leer. No sé cómo pero Prudence al final pasa a ser de los personajes recordables.

      Gracias a ti. Besos

      Eliminar
  32. Me llaman varias cosas, las ilustraciones, la ambientación, aunque prefiero la campiña inglesa, una soleada Italia, nunca viene mal. La historia quizá no sea muy novedosa pero parece una lectura de esas apetecibles para una tarde de domingo al solecito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "campiña" italiana no está mal, las ilustraciones ayudan mucho a visualizar el entorno. La historia, buena, una más de muchas que posiblemente pudieran ser reales. Luchas invisibles de personas más invisibles todavía.

      Besos

      Eliminar
  33. Pues a mí me ha ganado la determinación de Prudence, esa decisión de crear un jardín pese a quien pese. Creo que ahí está la fuerza de este personaje... Lo apunto en la lista.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prudence, su determinación, su sueño.. En el fondo, y como eres la última en comentar, puedo decirlo: no sé si le habrá merecido la pena... Pero fuerza tenía. Toda su vida fue para ese jardín.

      Besos

      Eliminar
  34. Uy, pues me parece que de este libro voy a pasar. No he leído el de Flaubert al que haces referencia, pero sí que leí alguna reseña y al igual que la protagonista de esta novela, creo que me exasperaría demasiado.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tampoco llega a la exasperación, porque tiene su ternura, pero si eres un poco rebelde cuesta aceptarlo. Aunque quién sabe, en ese lugar, en esa época, cómo habríamos actuado.

      Besos

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA