jueves, 29 de noviembre de 2012

Relámpagos (Jean Echenoz)



Título original: Des éclairs
Traductor: Javier Albiñana
Páginas: 160
Publicación: 2010 (2011)
Editorial: Anagrama
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788433978264
Sinopsis: Gregor ha inventado y descubierto todo lo que va a ser útil durante los próximos siglos: la transferencia inalámbrica de energía eléctrica mediante ondas electromagnéticas, la corriente alterna, la bombilla sin filamento y la radio, entre otras cosas. Pero, ¡ay!, tiene dificultades con sus asuntos personales, quizá porque la ciencia le interesa mucho más que el beneficio. Aprovechándose de este rasgo de su carácter, otros científicos acabarán robándoselo todo. Y a Gregor, como única distracción, y ocupación, sólo le quedará la compañía de los relámpagos y el teatro de los pájaros.



Nos encontramos en realidad ante una biografía novelada de Nikola Tesla. Me gustan los libros con los que aprendo cosas, y este libro me ha permitido profundizar tanto en el personaje de Tesla como en todo lo que le rodeaba. Además cuando empecé a leerlo no sabía de qué iba, con lo que me ha agradado doblemente.

Nikola Tesla es de esos personajes históricos a los que la historia les mira de lado: un gran inventor, con numerosas (numerosísimas) patentes, que ideó muchísimas cosas que a día de hoy son tremendamente útiles y del que se han aprovechado otros inventores, como Edison o Marconi. Pocos saben que en realidad el inventor de la radio no fue Marconi (que en realidad utilizó una patente de Tesla), porque varias personas, por decirlo de alguna manera, “estaban inventando” la radio a la vez, Tesla entre ellos. De hecho En 1943, la Corte Suprema de los EEUU lo acreditó como el inventor de la radio.

Pocos saben también que Thomas Alva Edison envidiaba profundamente a Tesla y que una consecuencia de la rivalidad entre ambos (más de Edison hacia Tesla que al revés) fue el (desastroso) nacimiento de la silla eléctrica. Todo surgió por la conocida como Guerra de las corrientes, un auténtico duelo entre la corriente alterna (desarrollada por Tesla) y la corriente continua (promovida por Edison). Para desacreditar la corriente alterna, Edison comenzó a electrocutar animales (llegó a “ejecutar” a un elefante, Topsy) utilizando para ello la corriente alterna. Cuando en Nueva York andaban buscando nuevos métodos de ejecución (por entonces se utilizaba la horca), Edison ideó la silla eléctrica que utilizaba la corriente alterna (de forma que los consumidores optaran por la corriente continua, porque se supone que no desearían tener en sus casas una corriente capaz de matar a un ser humano). En realidad la silla eléctrica la ideó un empleado de Edison, pero este la promovió para desacreditar a Tesla y su corriente alterna. ¡Y a mi que me caía simpático Edison! (no recuerdo porqué, creo que por alguna película sobre su vida que vi cuando era una cría)

Estas y otras anécdotas aparecen en el libro de Jean Echenoz. Pese a lo curioso y llamativo de muchos hechos que narra y novela Echenoz no cabe duda que uno de los aspectos más atractivos y sugerentes del libro es la propia personalidad de Nikola Tesla (en la novela, Gregor). Hoy en día se piensa que Nikola Tesla tenía el Síndrome de Asperger, y eso explicaría tanto su tipo de pensamiento (rígido, analítico, visual) como su comportamiento (carecía de habilidades sociales, incapaz de darse cuenta de las normas sociales no escritas, tremendamente ingenuo emocional y afectivamente, “poseído” por numerosos tics y manías…). Su personalidad y su “presunto” Síndrome de Asperger provocaba situaciones como que se aprovecharan de sus numerosas patentes, de los que no supo (ni quiso) sacar provecho económico, ni de sus inventos, permitiendo que otros acabaran utilizando sus patentes para hacer negocio de ellas o aparecer como los inventores de aquello que había ideado el propio Tesla, a quien sólo interesaba la ciencia (y no sus beneficios –ni económicos ni sociales-). Su ingenuidad, su falta de ambición (la ambición es algo muy vinculado a lo social)… provocará que Tesla pase de estar en lo más alto social y económicamente a morir en la miseria y olvidado. Talento y soledad (algo muy vinculado a las personas con Síndrome de Asperger).

Hay que decir que Relámpagos forma parte de una trilogía, que Echenoz empieza con “Correr” (sobre la vida del atleta Emil Zàtopek) continúa con “Ravel” (sobre la vida del músico Maurice Ravel) y finaliza con “Relámpagos”.

Aunque el propio Jean Echenoz dice que “Relámpagos” no es una biografía, sino una ficción basada en Nikola Tesla, también es verdad que menciona muchos hechos y anécdotas reales junto con otras partes pertenecientes a la ficción, pero basadas en datos reales. Nikola Tesla es un personaje interesante de conocer, pero además Jean Echenoz nos habla de su vida (de la de Gregor) de una forma ágil, asequible, divertida, irónica y entrañable. No cabe duda de que el autor está bien documentado, pero además creo que se aproxima de una forma muy realista y respetuosa hacia el personaje de Nikola Tesla. Es una novela corta que recomiendo. Es el primer libro que leo de Jean Echenoz y ya tengo en reserva los otros dos que componen esta trilogía.

Tesla y Edison

La elefanta Topsy electocutada (razón por la cual Edison pasará a formar parte de mis personajes más odiados)

Tesla anciano y arruinado



 Museo de Nikola Tesla en Belgrado


lunes, 26 de noviembre de 2012

Otra vida para Cristina (Marta Rivera de la Cruz)




Páginas: 128
Publicación: 2007
Editorial: Anaya
Categoría: Infantil y juvenil
ISBN: 9788466762434
Sinopsis: Tras perder a sus padres, la vida de Cristina cambia por completo. Tendrá que trasladarse de Madrid a un pueblo de la costa gallega para vivir con su tía Virginia. Allí conocerá a Sara, que se convertirá en su mejor amiga, y a Sergio, un guapo universitario al que considerará el chico de sus sueños. Pero, además, Cristina deberá enfrentarse a un misterio: ¿quién es en realidad su tía Virginia? ¿Por qué su madre y ella se pelearon? Y mientras pasan las semanas, aprenderá que no todo es lo que parece y que uno puede encontrar un nuevo hogar en el sitio más insospechado.

Soy consciente de que Marta Rivera de la Cruz tiene un gran número de seguidores y fans. También soy consciente de que es el primer libro de esta autora que leo, y que he elegido precisamente uno dirigido a un público “Infantil y juvenil”, algo que se aleja de mi rango de edad… Y desde esa consciencia y conciencia tengo que decir alto y claro que el que sea una novela dirigida al público infantil y juvenil no debiera ser excusa para escribir una historia con tan poca calidad. Creo que habría que tratar a este público con más respeto y no considerarlos tan simples, manipulables y básicos. Porque esta es, en definitiva, una novela simple, con poca consistencia.

La protagonista, Cristina, aparentemente de 12 años de edad, está fatalmente construida. Le falta credibilidad, frescura, inocencia.. En general todos los personajes están muy pobremente dibujados. Comentaba en la crítica de Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea que dar la voz y el protagonismo en un libro a un niño era una técnica complicada. Pues Marta Rivera de la Cruz aún tiene que practicar mucho esta técnica si quiere seguir escribiendo para un público infantil y juvenil.

Un personaje no necesita explicarse tanto a sí mismo, ni la autora puede utilizarlo continuamente para explicar de forma descaradamente explícita aquello que quiere transmitir. A mi este libro me ha parecido, y siento ser tan contundente, una estafa y una tomadura de pelo, con un estilo muy burdo para intentar vender una serie de valores (que se merecen más respeto) de forma bastante interesada y poco elaborada.

Tendré que dejar pasar un tiempo para volver a leer un libro de esta autora sin que me deje llevar por el mal sabor de boca que me ha dejado esta lectura.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Memoria de mis putas tristes (Gabriel García Márquez)



Páginas: 112
Publicación: 2004
Editorial: Mondadori
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788439711650
Sinopsis: Al igual que con María dos Prazeres en Doce cuentos peregrinos, el protagonista, un hombre viejo, encuentra el amor en el final de su vida, cuando la única aventura que le quedaba era la muerte. Esta es la historia de una relación de amor y sexo entre un anciano periodista y de una niña de clase obrera, que vende su virginidad para ayudar a su familia. La acción de la historia comienza a partir del 90º cumpleaños del narrador en la ciudad de Barranquilla.

Para hablar de García Márquez, Gabo, hay que ponerse de pie. Hasta su peor novela es una buena novela. No sé si esta en concreto es la peor porque creo que no me he leído todos sus libros, pero desde luego no es de las mejores.

Pero Gabo es un grande, siempre es aconsejable su lectura aunque sólo sea por la experiencia acumulada, el manejo del lenguaje, porque hace literatura. Y no hay tantos escritores que hagan literatura (y buena) tanto tiempo seguido.

Sin ser su mejor obra, es un relato de lectura fácil y amena. Gabo teje con su maestría habitual el mundo interno de un nonagenario que mentalmente posee aún mucha juventud, pero que, inevitablemente, tiene que enfrentarse a la realidad de su edad. Más alejado del realismo mágico, aunque tal vez no tanto como he leído.. (¿o sí?).  Solo Gabriel García Márquez puede hablarnos de las vivencias amorosas, del amor, de un señor de 90 años. ¿Y cómo no aconsejar leer a Gabriel García Márquez? Sabe como nadie seducir al lector, siempre es un placer leerle.

Se ha estrenado ya la película basada en el libro, que mantiene el título, Memoria de mis putas tristes. Y como era esperable, pasará con más pena que gloria. Hay escritores que son  únicamente para disfrutar leyendo, y que difícilmente se puede trasladar a la gran pantalla todo su talento literario.

Este es el tráiler oficial de la película





viernes, 16 de noviembre de 2012

La piedra de la paciencia (Atiq Rahimi)





Título original: Syngué Sabour. Pierre de patience
Traductor: Elena García-Aranda
Páginas: 120
Publicación: 2008 (2009)
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788498417135
Sinopsis: En persa, Syngué significa “la piedra de la paciencia”. Se dice que esta piedra está en La Meca y alrededor de ella millones de peregrinos dan vueltas contándole sus desgracias. El día en que le quepan más desgracias explotará, ese día tendrá lugar el Apocalipsis. Pero aquí, en un pueblo de Afganistán, la piedra de la paciencia es un hombre inconsciente por una bala alojada en la nuca. Su mujer permanece a su lado. Le echa en cara no haber resistido la llamada a las armas, haber sido un héroe, y todo para quedar convertido en un vegetal por una vulgar reyerta. Sin embargo, allí sigue ella, cuidándole y hablándole. Le habla mientras en las calles se suceden los enfrentamientos y los disparos. Le habla sin saber si su marido entiende lo que dice. Murmurando la letanía de sus pesares, llega incluso a revelar secretos impensables en un país como Afganistán, impensables incluso en la vida de cada uno. ¿Y si la piedra explota? (Premio Goncourt 2008)



¿Quién no ha oído hablar de Afganistán? El drama que se está viviendo en ese país se nos ha hecho tan cotidiano que las noticias nos llegan como amortiguadas e indoloras. Lo que está lejos parece dolernos menos, nos es un poco más ajeno. Afganistán está muy lejos. Es un drama que parece que no nos concierne. Pero ahí está Atiq Rahimi para traernos el drama.

Con una estructura muy teatral (quien haya leído o visto la obra teatral de Cinco horas con Mario, encontrará muchas similitudes), y un discurrir lento pero sobrecogedor, el autor nos pone ante la tragedia que supone el fundamentalismo, más aún si es una mujer quien lo vive. El marido de la protagonista, en estado vegetativo, le sirve de "piedra de la paciencia" para contarle su dramática historia, para darse a conocer a un marido que jamás hizo lo mínimo por conocer a la persona que era su mujer. Le habla de su historia, de sus sueños, de sus esperanzas, de sus sentimientos, sueños.. en un monólogo interrumpido por las salidas de la mujer a una ciudad en guerra, la llegada de guerrilleros... La lucha entre sus sentimientos y su educación, sus raíces, se nos muestra de forma descarnada y sin paños calientes.

El monólogo es un grito silencioso que nos obliga a no mirar a otro lado. No es un libro fácil. Es un libro duro y sin concesiones. Es lento y poético. Es la realidad que alguien puede estar viviendo ahora mismo en, por ejemplo, Afganistán.
(©AnaBlasfuemia)

La piedra de la paciencia (Atiq Rahimi)





Título original: Syngué Sabour. Pierre de patience
Traductor: Elena García-Aranda
Páginas: 120
Publicación: 2008 (2009)
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788498417135
Sinopsis: En persa, Syngué significa “la piedra de la paciencia”. Se dice que esta piedra está en La Meca y alrededor de ella millones de peregrinos dan vueltas contándole sus desgracias. El día en que le quepan más desgracias explotará, ese día tendrá lugar el Apocalipsis. Pero aquí, en un pueblo de Afganistán, la piedra de la paciencia es un hombre inconsciente por una bala alojada en la nuca. Su mujer permanece a su lado. Le echa en cara no haber resistido la llamada a las armas, haber sido un héroe, y todo para quedar convertido en un vegetal por una vulgar reyerta. Sin embargo, allí sigue ella, cuidándole y hablándole. Le habla mientras en las calles se suceden los enfrentamientos y los disparos. Le habla sin saber si su marido entiende lo que dice. Murmurando la letanía de sus pesares, llega incluso a revelar secretos impensables en un país como Afganistán, impensables incluso en la vida de cada uno. ¿Y si la piedra explota? (Premio Goncourt 2008)



¿Quién no ha oído hablar de Afganistán? El drama que se está viviendo en ese país se nos ha hecho tan cotidiano que las noticias nos llegan como amortiguadas e indoloras. Lo que está lejos parece dolernos menos, nos es un poco más ajeno. Afganistán está muy lejos. Es un drama que parece que no nos concierne. Pero ahí está Atiq Rahimi para traernos el drama.

Con una estructura muy teatral (quien haya leído o visto la obra teatral de Cinco horas con Mario, encontrará muchas similitudes), y un discurrir lento pero sobrecogedor, el autor nos pone ante la tragedia que supone el fundamentalismo, más aún si es una mujer quien lo vive. El marido de la protagonista, en estado vegetativo, le sirve de "piedra de la paciencia" para contarle su dramática historia, para darse a conocer a un marido que jamás hizo lo mínimo por conocer a la persona que era su mujer. Le habla de su historia, de sus sueños, de sus esperanzas, de sus sentimientos, sueños.. en un monólogo interrumpido por las salidas de la mujer a una ciudad en guerra, la llegada de guerrilleros... La lucha entre sus sentimientos y su educación, sus raíces, se nos muestra de forma descarnada y sin paños calientes.

El monólogo es un grito silencioso que nos obliga a no mirar a otro lado. No es un libro fácil. Es un libro duro y sin concesiones. Es lento y poético. Es la realidad que alguien puede estar viviendo ahora mismo en, por ejemplo, Afganistán.
(©AnaBlasfuemia)

La piedra de la paciencia (Atiq Rahimi)





Título original: Syngué Sabour. Pierre de patience
Traductor: Elena García-Aranda
Páginas: 120
Publicación: 2008 (2009)
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788498417135
Sinopsis: En persa, Syngué significa “la piedra de la paciencia”. Se dice que esta piedra está en La Meca y alrededor de ella millones de peregrinos dan vueltas contándole sus desgracias. El día en que le quepan más desgracias explotará, ese día tendrá lugar el Apocalipsis. Pero aquí, en un pueblo de Afganistán, la piedra de la paciencia es un hombre inconsciente por una bala alojada en la nuca. Su mujer permanece a su lado. Le echa en cara no haber resistido la llamada a las armas, haber sido un héroe, y todo para quedar convertido en un vegetal por una vulgar reyerta. Sin embargo, allí sigue ella, cuidándole y hablándole. Le habla mientras en las calles se suceden los enfrentamientos y los disparos. Le habla sin saber si su marido entiende lo que dice. Murmurando la letanía de sus pesares, llega incluso a revelar secretos impensables en un país como Afganistán, impensables incluso en la vida de cada uno. ¿Y si la piedra explota? (Premio Goncourt 2008)



¿Quién no ha oído hablar de Afganistán? El drama que se está viviendo en ese país se nos ha hecho tan cotidiano que las noticias nos llegan como amortiguadas e indoloras. Lo que está lejos parece dolernos menos, nos es un poco más ajeno. Afganistán está muy lejos. Es un drama que parece que no nos concierne. Pero ahí está Atiq Rahimi para traernos el drama.

Con una estructura muy teatral (quien haya leído o visto la obra teatral de Cinco horas con Mario, encontrará muchas similitudes), y un discurrir lento pero sobrecogedor, el autor nos pone ante la tragedia que supone el fundamentalismo, más aún si es una mujer quien lo vive. El marido de la protagonista, en estado vegetativo, le sirve de "piedra de la paciencia" para contarle su dramática historia, para darse a conocer a un marido que jamás hizo lo mínimo por conocer a la persona que era su mujer. Le habla de su historia, de sus sueños, de sus esperanzas, de sus sentimientos, sueños.. en un monólogo interrumpido por las salidas de la mujer a una ciudad en guerra, la llegada de guerrilleros... La lucha entre sus sentimientos y su educación, sus raíces, se nos muestra de forma descarnada y sin paños calientes.

El monólogo es un grito silencioso que nos obliga a no mirar a otro lado. No es un libro fácil. Es un libro duro y sin concesiones. Es lento y poético. Es la realidad que alguien puede estar viviendo ahora mismo en, por ejemplo, Afganistán.
(©AnaBlasfuemia)

viernes, 9 de noviembre de 2012

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (Annabel Pitcher)



Título original: My sister lives on the mantelpiece
Traductor: Lola Díez Pastor
Páginas: 232
Publicación: 2011
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788498415445
Sinopsis: Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres. Sus padres no han conseguido superar el dolor y parece que Jasmine tampoco: se ha teñido el pelo de rosa, se ha hecho piercings y ha optado por no comer. La familia se ha venido abajo. Pero en todo ese tiempo Jamie no ha derramado una sola lágrima. Para él Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, no es más que un recuerdo lejano. Le interesan mucho más su gato Roger, la camiseta de Spiderman que le han regalado por su cumpleaños o que su padre no se entere de que se ha hecho amigo de una niña musulmana paquistaní. Un día, al ver en la televisión un anuncio buscando jóvenes talentos que sepan cantar, se convence de que eso puede hacer que las cosas cambien y que toda la familia pueda salir adelante.


Es curioso lo que pasa con este libro: si no tienes ninguna expectativa será una lectura absolutamente maravillosa. Si la coges con ideas previas te gustará pero dirás eso de “me gusto mucho, pero esperaba más”. Sí, es probable que eso pase con todos los libros. Por eso es mejor empezar a leerlos todos como si una misma fuera un libro… en blanco.

Yo no sabía nada de esta novela. Me llamó la atención el título y la portada (dos factores muy importantes, juntos o por separado, a la hora de elegir un libro). Lo tuve bastante tiempo, como aquel que dice, en la repisa de la chimenea, y al final me decidí a leerlo. Cuando terminé la lectura me di cuenta que hacía tiempo que un libro no me arrancaba a la par sonrisas y lágrimas (lagrimillas, no exageremos) y este lo había conseguido.

La historia está contada por un niño de diez años, una técnica muy complicada y poco valorada, porque cuando escribes un libro seguramente hace unos cuantos años que dejaste de tener (en este caso) diez años. Annabel Pitcher consigue construir un protagonista muy creíble, pero sobre todo tremendamente tierno, entrañable y encantador. Tanto la relación con su hermana, Jasmine, como con su amiga, Sunya, están muy bien elaboradas (al igual que la relación que mantiene el protagonista, Jamie, con su mascota).

Tiene partes flojas (creo que es el debut literario de esta autora), a mitad de la lectura hay un ligero “atasco”, donde la historia parece no avanzar y se repite un poco, pero Annabel Pitcher sale pronto del atasco y sigue avanzando en la historia de forma dulce, deliciosa y conmovedora. Muy recomendable. Espero más libros de Pitcher que confirmen la grata impresión que me ha causado con este libro.

martes, 6 de noviembre de 2012

El caso Guli (Rodolfo Spillman)



Páginas: 211
Publicación: 2002
Editorial: Autoeditado
Categoría: Misterio y suspense
ISBN: 9789659058013
Sinopsis: Un niño de nombre Guli llega al puerto de Liverpool. Viaja como polizón en un barco carguero que zarpa de las costas de Belfast, en Irlanda del Norte. Es atrapado a su llegada al Reino Unido y enviado a un reconocido orfanato londinense donde logran su recuperación y reinserción en la sociedad. Es cuando comienza esta macabra historia. El niño es entregado en adopción al joven matrimonio Kimberley. Transcurrido un mes, siete móviles policiales llegan a la casa. Encuentran a Guli temblando, presa de una crisis poco común, rodeado de una masacre indescifrable. El asesino, intencionalmente ha dejado a Guli con vida y camina libre por las calles de Londres. El inspector Quigley de la Scotland Yard se enfrenta al caso más misterioso y complicado de su exitosa carrera. Una historia fascinante con un sorprendente final. Es menester aclarar que no se aconseja la lectura de esta novela al lector impresionable, debido a la existencia de párrafos sobre sexo y violencia de extrema crueldad y realismo.


¡¡¡Qué libro más malo!!! Todos tenemos una historia, imaginaria, real o ficticia, que podríamos escribir. Pero hacerlo bien o con unos mínimos de calidad ya es otra cosa. Este libro para mí es que no cumple los mínimos, no importa si la historia que cuenta es buena o mala, interesante o no, es que está tan mal contada que da igual.

No hay estructura narrativa ninguna, el lenguaje es muy pobre, no es que sea sencillo (un buen lenguaje sencillo puede ser literariamente un instrumento que de fuerza a una novela), es que es básico, lleno de tópicos, lugares comunes, clichés literarios... Un batiburrillo mal descrito y narrado.

Para encima, no es que sea predecible al poco de empezar a leer... ¡¡es que es predecible nada más leer la sinopsis!!. Para leer saltándote las páginas de 20 en 20 o, directamente, para escoger otra opción de lectura. (Nota: el libro es gratuito, autoeditado por el autor en una página web para este menester)
 

viernes, 2 de noviembre de 2012

Déjame ir, madre (Helga Schneider)



Título original: Lasciami andare, madre
Traductor: Elena de Grau Aznar
Páginas: 160
Publicación: 2001 (2002)
Editorial: Salamandra
Categoría: Autobiografía
ISBN: 9788478887958
Cubierta de: Stewart Tilger
Sinopsis: En 1998, Helga Schneider recibió una carta en la cual se le suplicaba que fuese a visitar a su madre nonagenaria, quien, al encontrarse gravemente enferma, estaba internada en una residencia en Austria. Transcurridos casi seis decenios desde que la ahora inofensiva anciana abandonó a su hija de cuatro años, y a toda su familia, para incorporarse en las SS, Helga se encuentra con una mujer que, pese a su fragilidad y necesidad de cariño, continúa sintiendo el más profundo desprecio hacia las víctimas del Holocausto. Sin embargo, pese a la herida imborrable que la ausencia y el olvido de su madre le causaron, más la vergüenza y repulsión de saberla cómplice activa y voluntaria de tan execrables crímenes, Helga descubre lo difícil que resulta cortar el cordón umbilical que la une a su progenitora. Incapaces de abandonar la lectura, asistimos a un crudo enfrentamiento dialéctico entre dos personas que luchan por salvarse a sí mismas, una intentando recuperar a su hija y la otra procurando romper el vínculo que la une a un ser de moral repugnante.


No es una novela de ficción, es autobiográfica y eso habla mucho de la valentía de Helga Schneider, que con una estremecedora fuerza narrativa nos describe la última visita a su madre (ex guardiana en los campos de exterminio de Ravensbrück y Auschwitz y fiel seguidora -y ejecutora- de la ideología nazi) a una residencia de ancianos. En esta visita asistimos a los deseos (a la necesidad) de Helga de odiar a su madre para poder romper de una forma definitiva los vínculos con todo lo que su madre representa. Nos muestra de una forma sencilla, pero con una dureza tremenda, la lucha por romper la dualidad emocional (amor-odio) que siente respecto a su madre (esa desconocida en la vida de Helga), que no sólo fue una nazi reconocida, convencida y activa, sino que también fue una madre que abandonó a Helga y a su otro hijo (Peter) para poder servir a la causa (nazi). Pero no consigue encontrar el resorte necesario (y definitivo) para odiar a esa nonagenaria inofensiva y frágil, aunque finalmente su madre parece darle suficientes argumentos para construir el odio definitivo, Helga aún tendrá dudas, porque pese a sus 92 años, su madre mantiene su crueldad intacta.

Un relato impactante, por real, por describir con acierto las emociones de Helga, y el “juego” que se establece entre madre e hija, no sabiendo finalmente quién gana la partida. Es muy difícil juzgar (y condenar) la crueldad cuando tienes a una persona anciana delante. Pero cuando esa persona además es tu madre, la lucha con una misma es feroz y dramática. Valiente, muy valiente Helga Schneider.

Me pareció también interesante, aunque aparece de una forma más secundaria, conocer la “otra” historia, la de los propios alemanes, la de aquellos que aún eran lo suficientemente jóvenes como para no entender ni comprometerse con el nazismo, pero que sufrieron esa historia más callada y silenciada de la supervivencia de los alemanes al finalizar la guerra.
Foto de Helga y su hermano Peter

Foto de Frau Heintze, la directora del colegio de Eden, a la que le gustaba que la llamaran "mama Heintze" y Helga lo hacía con entusiasmo

Fotos extraídas de la web oficial de Helga Schneider